Qué es una pérdida de audición

La audición es “Capacidad de percibir un sonido por medio del sentido del oído” . Para entender cómo funciona hay que saber que está compuesto por tres partes:
Oído externo
Oído medio
Oído interno

El oído externo es el pabellón de la oreja y el canal auditivo o conducto por el que viaja el sonido hasta el tímpano.
El oído medio empieza en el tímpano o membrana timpánica, que transforma el sonido en vibración. A la membrana están unidos tres huesecillos minúsculos llamados martillo, yunque y estribo, los cuáles oscilan cuando la membrana vibra y transfieren las vibraciones al oído interno en forma de impulsos eléctricos.
El oído interno, también llamado cóclea, contiene fluido y células en forma de pequeños cabellos altamente sensibles (células ciliadas), que se mueven cuando son estimuladas por las vibraciones del sonido. En el oído interno está también el sistema vestibular que controla el equilibrio. Y el nervio auditivo que une la Cóclea con el cerebro, enviándole señales eléctricas que éste interpreta como sonidos.
Cuando alguna de estas partes no funciona bien se da una pérdida de audición, comúnmente llamada sordera.

Diferencia entre pérdida de audición y sordera

La Organización Mundial de la Salud dice que «alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 dB. La pérdida de audición puede ser leve, moderada, grave o profunda. Afecta a uno o ambos oídos y entraña dificultades para oír una conversación o sonidos fuertes.»

Las personas ‘con dificultades para oír‘ son personas cuya pérdida de audición es entre leve y grave. Por lo general se comunican mediante la palabra y pueden utilizar como ayuda audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos, así como los subtítulos. Para las personas con una pérdida de audición más acusada pueden ser útiles los implantes cocleares.

Las personas ‘sordas’ suelen padecer una pérdida de audición profunda, lo que significa que oyen muy poco o nada (aun con auxiliares auditivos). A menudo se comunican mediante el lenguaje de signos.

 

TIPOS DE PÉRDIDAS DE AUDICIÓN

PROBLEMAS EN OÍDO EXTERNO O MEDIO:

Cuando existe algún problema en el oído externo o medio se denomina pérdida de audición conductiva, que suelen ser leves o moderadas (de 25-65 decibeles).
Las pérdidas de audición conductivas suelen ser temporales. Dependiendo de la causa del problema, algunos casos pueden ser resueltos con medicamentos, se podrá tener la opción de una cirugía y en caso de que permanezca la disminución de audición se verá la posibilidad del uso de auxiliares auditivos o tratarla mediante un Implante de Oído Medio.

Algunas causas de una pérdida de audición conductiva son: la otitis media crónica, la otosclerosis (calcificación que reduce la movilidad del estribo), malformaciones en el oído externo o la perforación del tímpano.

PROBLEMAS EN OÍDO INTERNO:

Los problemas en el oído interno pueden generar una pérdida de audición sensorial que resulta de una falta de células sensoriales (células ciliadas) en la cóclea o de que se hayan dañado. Suelen ser permanentes y pueden ser leves, moderadas, severas o profundas. Si se involucra el nervio auditivo serán neurosensoriales.
En los casos leves a severos se recurre al uso de auxiliares auditivos o a un implante de oído medio. Los implantes cocleares suelen ser solución para pérdidas profundas de audición.
Algunas personas tienen una pérdida neurosensorial solo en las frecuencias agudas, lo cual se conoce como una sordera parcial. En esos casos las células en la base de la cóclea son las dañadas, pero las células responsables de procesar los tonos graves en el ápex siguen intactas. La Estimulación Electroacústica Combinada (o EAS por sus siglas en inglés) fue desarrollada específicamente para estos casos.

PROBLEMAS EN VARIAS PARTES DEL OÍDO:

Una pérdida de audición mixta es resultado de la combinación de pérdida de audición en distintas zonas del oído. Por ejemplo, una pérdida neurosensorial (oído interno) y una conductiva (oído externo y/o medio). Los tratamientos para estos casos incluyen medicación, cirugía, auxiliares auditivos, implante de oído medio o un implante auditivo de Conducción Ósea.

 

PROBLEMAS EN EL NERVIO AUDITIVO:

El término pérdida de audición retrococlear se usa para describir una pérdida de audición neural o central que ocurre más allá de la cóclea, afectando el nervio vestibulococlear (nervio auditivo) o el sistema central auditivo. Este daño en la vía auditiva puede ser leve o severo, lo que determinará su magnitud. De eso dependerá el beneficio de la rehabilitación mediante un auxiliar auditivo y se manifestará como una dificultad para comprender las conversaciones (no solo oírlas sino comprender lo dicho) o como molestia ante sonidos fuertes. El auxiliar auditivo será útil pero en menor medida.
Cuando los auxiliares auditivos e implantes no pueden ayudar, ya que el nervio no es capaz de pasar la información del sonido al cerebro, en muchos casos, un implante auditivo de Tronco Cerebral (ABI) puede ser la opción terapéutica.

[AC1]

 

Fuentes:
http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/deafness-and-hearing-loss
Hearing and Hearing Loss in Children. http://www.medel.com/for-parents/ Feb 2018
http://www.medel.com/esl/hearing-loss/ Feb 2018
http://www.everydayhearing.com/hearing-loss/retrocochlear Mar 2018
Photo by kinkate from Pexels https://www.pexels.com/photo/adult-angry-beautiful-blond-366063/