Opinión, vida familiar

Aceptar la pérdida de audición

Quiero compartirles este video, creado por Vidas Reales, que me llegó al alma. Es un buen ejemplo del proceso de que vivimos cuando algo en la vida cambia y tenemos que aprender a vivir con esa nueva realidad.

Así como Lorenzo, vamos por la vida con nuestra pérdida auditiva hasta que nos rodeamos de las personas adecuadas y nuestro cazo se convierta en un don.

Saber que has perdido la audición, cuando alguna vez la tuviste, no es algo fácil de digerir. Siempre hay un antes y un después. Como cualquier proceso de pérdida, conlleva un ciclo de desprendimiento normalmente sigue varias fases: asombro y negación, enojo, depresión, resignación y aceptación.

Al principio, nos enfrentamos a muchos sentimientos difíciles, nos aislamos para replantearnos todo e intentamos reencontrarnos con la nueva realidad. Hasta que un día le vamos viendo el lado amable y empieza la fase de resignación. Hay que vivir el luto de la pérdida para ser capaces de aceptarla. Entonces empezamos a pensar qué hay más allá de esta nueva situación para nosotros en la vida. Cómo vamos a seguir adelante con la sordera, es decir, la asumimos y nos abrimos a ver las opciones que este cambio nos ha traído para nuestro futuro.

Una persona que ha perdido la audición, tarda unos 10 años en decidirse a usar un apoyo como un auxiliar auditivo o implante.

En la etapa de negación intentamos ignorar nuestra sordera. A veces pensamos, «Si hago como que no existe, tal vez no sea real.» Lo malo es que, quienes más cuenta se dan de ella no somos nosotros, sino a quienes no escuchamos. Cuando nos pega la tristeza, nos ataca una gran inseguridad. Flaqueamos en aspectos desde como nos vemos a nosotros mismos, el miedo a quedarnos aislados, incomunicados o a correr peligro. Es aquí, cuando más necesitamos el apoyo de esas personas que son importantes para nosotros.

Si tienes un familiar o amigo que vive con una pérdida de audición y quieres apoyarle debes tener en cuenta cómo vive su proceso hasta superar el cambio y mirar hacia adelante con optimismo. Tal vez eres tú mismo como su pareja, su hijo o su padre, quién está pasando por el proceso de aceptar que la sordera llegó a sus vidas para quedarse. Compréndete y date el tiempo que requieres para digerir. Para vivir el luto y dar paso a una nueva etapa.

Para cada persona el proceso llevará tiempos particulares. Todo cambio conlleva una pequeña crisis (para algunos gran crisis). Estaremos más receptivos a conocer todas las alternativas que ofrece la tecnología actualmente para compensar una pérdida auditiva una vez llegada la fase resignación y aceptación. Entonces, vuelve el optimismo y ya es posible tomar con responsabilidad y empeño el proceso de adaptación a esta nueva situación.

Adaptarse a un auxiliar auditivo no sucede de la noche a la mañana, no es instantáneo como tener miopía y ponerse unas gafas, ni se da en la primera visita al especialista. Hay que dar seguimiento y continuamente seguir ajustando las frecuencias para de verdad sacarle todo el provecho. (Ver también cómo adaptarme a mi auxiliar auditivo con éxito.) Lo mismo un implante coclear, implica ser muy constante con terapias de lenguaje y seguimiento. Por ello, hasta que haya interés y motivación de la persona que usará el auxiliar (y de sus familiares), se van a dar los resultados positivos.

Algunos familiares sienten mucha frustración de que su ser querido «no haga algo por su sordera». O ven con tristeza que éste guarda su auxiliar auditivo en el cajón y no lo usa. Respetar los tiempos de su proceso de aceptación a su nueva realidad es fundamental. Lo más útil en estos momentos es hacerlo sentir amado tal como ES. No digo que esperes 10 años para buscar tecnología auditiva, pero sí que te mantengas alerta sobre la fase del proceso en que va tu ser querido, para que seas más asertivo.

Salir del armario de la sordera es más fácil cuando sabes que no tienes nada que perder. Que no eres juzgado, pues te aceptan, respetan y aman con tu sordera.

La convivencia con alguien que no escucha bien, requiere un esfuerzo cotidiano para mejorar la comunicación. Esto, para quién no está preparado, deja un sentir de agobio o impotencia. Si este es tu caso y no sabes cómo mejorar la comunicación con tu ser querido, revisa este post con Tips para comunicarte mejor con alguien con pérdida auditiva. El entorno puede hacer muchísimo para mejorar la calidad de vida de alguien que no oye. Y de sus seres queridos.

Volviendo al video, lo más bonito de la historia de Lorenzo me parece es, cuando se da cuenta que las situaciones no nos malas ni buenas, depende de la manera cómo las afrontas. Las puedes arrastrar e ir haciendo un ruido enorme o las puedes asumir, aprender a llevar y continuar con tu vida.

Anneliese Castro es la creadora de Casa Caracol, el sitio web para personas con pérdida de audición. No te pierdas ningún post, suscríbete a Casa Caracol aquí.

Deja un comentario