Comunicación, vida familiar, Vida laboral, Vida Social

11 Tips para comunicarme mejor con una persona con pérdida auditiva

Una pérdida de audición suele aislar a quien la tiene y dificultarle la comunicación con quienes le rodean. Un “buenos días” o un “adiós” al que no respondo (porque no lo he oído) para las demás personas puede interpretarse como una descortesía o un exceso de timidez. Lo cual es una falsa percepción, un malentendido. Si convives con alguien que tiene algún grado de pérdida de audición, ya sea tu hijo, tu pareja, un compañero de trabajo, un cliente, un amigo, tal vez te ha pasado algo así. Como no es algo de lo que se hable comúnmente, muchas personas no saben que con algunos simples trucos la comunicación con quienes no oímos bien puede fluir mucho mejor.

Alrededor del 33,5% de la población en México tiene algún grado de pérdida de audición según INEGI (hasta el año 2016). En el mundo, en 2015 la OMS destacó que había ya 700 millones de personas con alguna pérdida auditiva y estima que para 2025 podría subir a 900 millones de personas.

¿Cómo oye quién no oye?

¿Alguna vez te has preguntado cómo “se oye” teniendo algún grado de sordera? No siempre es una cuestión de volumen. La nitidez y la direccionalidad son cuestiones clave para dar un mensaje por recibido. A continuación, te describo como oímos las personas con pérdida de audición y te doy varios consejos para que logres comunicarte con nosotros con éxito evitando malentendidos y mejorando la relación interpersonal.

Para darte una idea hay que tener en cuenta tres factores:

Completar palabras – Solemos pensar que sordera es igual a falta de volumen en lo que percibimos. En realidad, la mayoría de las veces, la falta de volumen es sólo en algunas frecuencias. Dicho de otro modo, cuando me hablas oigo de cada palabra solo algunas letras. Entonces mi cerebro se pone las pilas y rellena lo que no oye deduciendo las letras que faltan. Dependiendo de la frecuencia en que tenemos la pérdida, serán las letras que entendemos con claridad. Cada persona es un caso diferente. Un auxiliar auditivo intenta compensar esas pérdidas amplificando más las frecuencias que menos oímos buscando reestablecer la audición normal. Sin embargo, aun usando auxiliarles auditivos, la labor de rellenar esos huecos en cada palabra es agotador. Muchas personas con pérdida de audición nos apoyamos leyendo los labios de quién nos habla para deducir más rápido los sonidos que no estamos percibiendo por el oído, la articulación de nuestro interlocutor nos guía al completar la palabra. Hay que añadir que una bocina o un altavoz normalmente empeoran la nitidez de las palabras y si encima no podemos ver a quién habla tendremos muy poca información para hacer ese ejercicio de completar palabras. Por eso, hablar por teléfono es uno de los retos más grandes a los que nos enfrentamos las personas con pérdida de audición. (Para saber más sobre las frecuencias y los tipos de pérdida de audición puedes consultar el apartado Sonido y Audiograma de Casa Caracol)

Direccionalidad – Además de la nitidez, muchas veces percibimos un sonido, pero nuestro oído es incapaz de decirnos de dónde viene (izquierda, derecha, arriba, abajo). Con ello, necesitamos voltear hacia todas direcciones y buscar pistas visuales que nos ayuden a identificar qué o quién lo emite. Por ejemplo, oímos algo, pero no sabemos si es una voz, una alarma, un ladrido, o la tetera está pitando. Una vez localizada la fuente, tenemos más pistas sobre lo que ese sonido significa y su prioridad. Pueden ser momentos de mucha angustia no identificar la fuente de un sonido. De ahí que las señales visuales sean tan importantes para nosotros. En otro post, hablaré sobre las alertas visuales y vibratorias que existen hoy en día a que nos hacen la vida más fácil a las personas con pérdida de audición. Lo mismo pasa cuando en un grupo hablan muchos a la vez, identificar quién dice qué es una tarea difícil y muy cansada.

El ruido ambiente – El principal reto de una persona con pérdida auditiva, aun aquella que usa auxiliares auditivos, es el ruido del ambiente. Para nosotros todo lo que no es lo que deseamos entender, es ruido. Es decir, se convierte en interferencia que obstaculiza la nitidez del sonido. Ruido de ambiente puede ser el sonido de la TV, radio, la charla del grupo de gente que está en la mesa de al lado, los coches que pasan en la calle, el ruido de la lavadora, la podadora de césped, los ladridos del perro, los gritos de los niños, etc. Inconscientemente “apagamos” el procesamiento de todo sonido que consideramos ruido para dar preferencia a lo que deseamos entender. Esto hace que eliminemos el ruido del radar, dicho de otro modo, ignoramos ese sonido y nos concentramos en el otro. Por ello, en un lugar ruidoso es menos probable que volteemos si nos llamas desde lejos y estamos concentrados en otro sonido. Cabe comentar que el principal reto de un auxiliar auditivo, a pesar de todos los avances tecnológicos, sigue siendo separar el ruido ambiente del sonido de la voz que se pretende entender. Es cierto que una persona con auxiliares auditivos oye mejor que si no los trajera, pero no podemos asumir que tiene una audición normal. Varía de persona a persona y depende mucho de cuánto ruido hay en el ambiente. En otro post hablaré sobre los adelantos en auxiliares auditivos al respecto.

¿Complicado? Claro que lo es, por eso las personas con pérdida de audición necesitamos de muchísima energía y concentración cuando conversamos con otras personas. Nuestro cerebro trabaja mucho más rápido en una conversación que el de quienes no tienen pérdida auditiva. Por eso nos sentimos fatigados después de conversar durante largos periodos de tiempo. A veces, a pesar de todo el esfuerzo no conseguimos entender, lo cual es muy frustrante. Nos aburrimos y optamos por desconectarnos de la conversación. En ocasiones nos aislamos para recuperar algo de energía. Para prevenir esos momentos en que “tiramos la toalla”, te doy estos consejos que ayudarán a la persona con PA a entenderte más rápido y mejor.

Consejos para comunicarte mejor con una persona con pérdida de audición:

  1. Capta su atención: Asegúrate de que te esté viendo antes de empezar a decirle algo. Por ejemplo, decir su nombre para que voltee a verte, tocar su hombro o mover la mano para indicar que pretendes decirle algo. Esto permite a la persona prepararse para recibir el mensaje y ponerse en modo receptivo. La ubicación ideal será hablándole de frente donde pueda ver con claridad tu cara.
  2. Habla con voz normal y articula bien. No grites. Gritar distorsiona los sonidos haciendo aún más difícil entender. Habla con volumen normal. Articula claramente, sin exagerar, ya que exagerar también dificulta la lectura de los labios.
  3. Permite que lea tus labios. No te tapes la boca ni con objetos, ni con la mano. Cuando voy al dentista y tiene el tapabocas puesto, no puedo entenderle, así que le pido que se lo quite cuando me hable. Hay personas que para hablar con la boca llena se tapan educadamente los labios, es un hecho que no nos llegará el mensaje con claridad. Así que, no te coloques para hablar donde no pueda ver tus labios. En el coche, intentar conversar puede funcionar siempre que la persona con PA no vaya conduciendo y pueda ver el rostro de su interlocutor.
  4. Iluminación. Además de leer tus labios la persona con sordera necesita ver tus expresiones faciales y manuales para que la información sobre el contexto de la conversación sea más rica. Entre más fácil sea ver las expresiones que uses, más fácil será seguir tu conversación. En este sentido, las conversaciones a oscuras o en penumbra no son una opción. Por poner unos ejemplos: hablar a la luz de las velas o durante una fogatada o cuando estamos pasando x un túnel oscuro, etc.
  5. Ruido ambiente. Como mencioné arriba, el ruido ambiente es el principal obstáculo para lograr nitidez en una conversación. Intenta reducirlo al mínimo. Por ejemplo: apaga la música o la TV o las máquinas que estén generando ruido en la habitación. Los lugares al aire libre y las habitaciones alfombradas minimizan el eco y aumentan la nitidez del sonido. Esto es especialmente relevante cuando organizamos eventos, ya sean fiestas o cursos.
  6. Da pistas sobre el tema o contexto de la conversación. Si sabemos que están hablando de “Cine” podremos deducir que cuando oímos “..gelina” se refieren a una actriz que se llama Angelina y no a una jeringa. El ejercicio de completar palabras será mucho más efectivo conociendo el tema. Eso sí, cuando cambias de tema, no olvides darnos una nueva pista del nuevo contexto.
  7. No hablar todos a la vez. Cuando estamos conversando en un grupo y hablan varios a la vez, como es obvio, no podemos leer los labios de dos personas simultáneamente así que nos vamos a perder de la mitad. Que cada persona tenga un turno para hablar será más eficiente y cuando vaya a hablar que haga alguna seña para que la persona que no oye volteé a verle.
  8. Replantea la frase. Si repites la frase y sigue sin entenderte, intenta decir lo mismo en otras palabras. Tal vez otros sonidos entren mejor en la gama de frecuencias que oímos mejor.
  9. Escribir la palabra o mensaje. Hay ocasiones en que hay una palabra problemática que no logramos entender. Tan solo con saberla entenderíamos el sentido de la frase. Un papel y un lápiz resuelve el asunto. Otras opciones son escribirla en el móvil o deletrearla.
  10. Ríete. No te frustres, lo mejor que puedes hacer es reírte de los malentendidos. El estrés empeora nuestra capacidad de entender, así que mejor sonríe y ve el lado simpático de la situación. Un buen sentido del humor y una actitud respetuosa serán tus mejores aliados para comunicarte en general con quienes te rodeen.
  11. Al Teléfono. Las llamadas telefónicas son hoy en día de los retos más grandes que hay para las personas con pérdida de audición. En algunos países existen teléfonos que subtitulan la conversación en tiempo real, por ejemplo: en EEUU y en España. Sin embargo, en muchos países no están aun disponibles. Entonces puedes intentar hacer una video llamada (por ejemplo: por Skype) para que la persona con PA te lea los labios e incluso agregar subtitulado que ya está disponible. También te puedes apoyar en los mensajes de texto como email, sms o whatsapp. En otros post, hablo sobre las nuevas App que se han estado creando para apoyar la comunicación de las personas con PA.

Entre más tiempo llevemos con una pérdida de audición las personas nos vamos haciendo más hábiles en comunicarnos y relacionarnos con nuestro entorno. Sin embargo, la colaboración de los demás puede hacer una diferencia enorme en nuestra calidad de vida. Una buena disposición ¡vale más que nada! Ahora sabes qué puedes hacer para hacerte la vida más ligera si convives con alguien que no oye al 100%. Al ser una situación que no siempre se nota a simple vista, hay muchísima más gente de la que piensas a quién le serviría saber esto. No dudes en compartirlo.

Anneliese Castro es la creadora de Casa Caracol Blog , el portal para personas con pérdida de audición. Para recibir más posts como éste vía email, suscríbete a sus publicaciones dando click en el botón “SEGUIR” en Casa Caracol o en Facebook

1 pensamiento sobre “11 Tips para comunicarme mejor con una persona con pérdida auditiva”

Deja un comentario